!-- TWITTER CARDS -->

viernes, 20 de octubre de 2017

España se parece a un barco en aguas turbulentas.

La situación de España se parece a la de un barco de pasajeros que navega por un mar en tormenta, y los pasajeros no están contentos con la manera en la que el capitán lleva el barco.

Y una parte de la oficialidad ha convencido a pasajeros que ellos tienen un barco cerca, y que ellos van a manejarlo mejor  que el capitán actual. 

Esta parte de pasaje está de acuerdo en dejar el barco sin considerar que los oficiales revoltosos han aprendido a llevar barcos en la misma escuela del capitán por lo que lo esperable es que lleven el barco igual de mal.

Los oficiales revoltosos mantienen lo contrario y se apoyan en medias verdades, exageraciones e incluso mentiras acerca de la existencia de ese barco cercano e incluso acerca de sus habilidades como tripulación.

Pasajeros con más experiencia y años contemplan la situación del barco y la propuesta de los revoltosos como un “dejá vue” en barcos en una situación similar y estiman que la solución mejor para todos es cambiar al capitán y sus métodos de navegación, eligiendo a otro y mediante un sistema de elección directa en el que todo el pasaje participe.

También piensan los mayores que todo el pasaje estará mejor manteniéndose juntos en el barco grande y con su tripulación completa. Y que no es justo para ellos, los más mayores,  que los pasajeros que desean dejar el barco, muchos de ellos jóvenes y vigorosos  y los oficiales revoltosos, les abandonen a su suerte con el mal capitán y sin la fuerza de la juventud necesaria para llevar a cabo los cambios necesarios.


Hay que confiar en que el pasaje llegue a una conclusión favorable para el bien de todos porque lo previsible es que la situación de aguas turbulentas en el océano que navega el barco, es y continuará siendo turbulenta por tiempo indefinido.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Los comentarios requieren VBº del administrador