!-- TWITTER CARDS -->

sábado, 28 de enero de 2017

Diputados de distrito (DdD): los partidos no los dejarán; o sí si se les presiona lo suficiente

Asistimos una vez más al espectáculo de los partidos en busca de sus líderes, y aparecen en la prensa especulaciones sobre movimientos internos, convocatorias de congresos, apoyos más o menos velados de la prensa por unos u otros candidatos etc. ¿Y todo eso para qué?

 La razón es simple: con los galones de líder viene la capacidad de hacer las listas electorales. Quien aparece en los primeros lugares de la lista de un partido estatal ocupará un lugar en el Congreso, o en el Senado y tendrá prerrogativas: sueldo, influencia, aparición en los medios, posibilidad de empleo en las grandes empresas cercanas al poder etc.

Y con el escaño vendrá el agradecimiento a quien le puso en la lista en  forma de obediencia a sus directrices en las tareas del  Congreso o en el senado: redactar leyes, controlar al Gobierno, presentar iniciativas parlamentarias etc.

¿Cómo pueden contrariar los diputados elegidos en listas de partidos a las directivas de los líderes que les pusieron en ellas? NO PUEDEN, porque están sujetos por una “disciplina de partido” y se arriesgan a ser expulsados del grupo parlamentario, perder privilegios y a una lapidación mediática por parte de la prensa afín al partido al que “pertenecen”. El sistema de listas de partido hace que parlamentarios no solo representen a los partidos sino que literalmente les pertenezcan.

Las listas de partido (abiertas o cerradas)  permiten a los partidos tener “atado y bien atado” con una suerte de circulo vicioso del poder,  la prevalencia de sus intereses sobre todo lo que pasa en el Parlamento, y esto como sabemos por experiencia  no solo no coincide con los intereses de los ciudadanos, sino que en muchas ocasiones les  perjudican, en beneficio de grandes compañías, bancos o los partidos mismos.

Los partidos son el poder en España y ninguno de ellos permitirá que se eliminen las listas electorales, porque todos ellos saben que son la fuente de su poder. Ninguno de ellos permitirá nunca que los ciudadanos elijan a sus propios diputados de distrito en circunscripciones de unos 100.000 habitantes y sin listas. ¿O se verán obligados por la presión popular pacífica de la gente?

Presionarles ¿cómo?. La forma de presión por excelencia es la abstención activa, en las elecciones, lo que deslegitima el sistema, que ya está en marcha desde hace ya tiempo y es efectivamente el grupo de votantes que ha ganado las elecciones de 2015 (30,33%) y 2016 (33,52%); pero necesitamos ser todavía más y eso requiere hacer pedagogía y explicar el concepto DdD para que la gente sepa qué son y qué hacen. En este blog hay una entrada a youtube que lo explica de forma muy sencilla. 

Se puede presionar de varias maneras: practicando la abstención activa, como se ha dicho, pero también  participando en la difusión del concepto DdD, interesándose en conocer el concepto, buscando material informativo en youtube y otras redes y compartirlo con los amigos, buscando y  firmando peticiones de Change que se refieran al tema etc. Toda piedra hace pared y las nuevas tecnologías permiten llevarlas a cabo simultáneamente.

Si estás de acuerdo ya sabes, firma y comparte la petición. Y si puedes promociónala, lo que mejor te convenga.… Cuanto más seamos mejor.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Los comentarios requieren VBº del administrador