!-- TWITTER CARDS -->

sábado, 15 de abril de 2017

A los DdD por la abstención activa

Los Diputados de distrito o DdD son los verdaderos representantes de la gente, y tenerlos implica la abolición pacifica del régimen partidocrático del 78; para ello se necesita la actuación de un número muy importante de buenas personas de la sociedad civil.

Cada vez, más buena gente conoce qué significa tener DdD, y muchos están dispuestos a trabajar para conseguirlos, aunque no saben qué hacer.

Pues bien, nos enseña D. Antonio García Trevijano que el camino para el cambio de régimen y los DdD es la ABSTENCIÓN ACTIVA, es decir deslegitimar a la partidocracia por medio de la abstención; ello significa NO VOTAR a NINGÚN PARTIDO sea nuevo o viejo, mientras se vote con listas. Se espera que al llegar la abstención a un 60% el régimen caiga como una fruta madura, puesto que con ese nivel de rechazo de los votantes, para implantar cualquier decisión del ejecutivo se necesitará tanta fuerza pública que el régimen se volverá casi totalitario, lo que producirá un nivel de rechazo al régimen insoportable, por parte de la comunidad internacional.

Y la abstención ha de ser activa y no ha de ser una postura cómoda; y ello implica ir al colegio electoral, identificarse y hacer constar en conversación educada con el presidente y miembros de la mesa los motivos de la abstención.

Si estás de acuerdo con estas reflexiones acerca de los diputados de distrito, ayuda a extender la idea de alguna de estas maneras: compártela con tus amigos, o síguela en las redes sociales, o pon me gusta en el post, o promociona esta petición o pon me gusta en el post, o promociona la petición etc., lo que más te convenga porque cada piedra hace pared en nuestro proyecto de regeneración democrática. ¡Ah¡ y por favor contesta la encuesta del blog.

Gracias.






miércoles, 29 de marzo de 2017

domingo, 12 de febrero de 2017

Mejor con Diputados de Distrito (DdD)

En la verdadera democracia la institución más próxima a los ciudadanos quizá sea la del diputado de distrito; en España no los tenemos, pero conviene reflexionar sobre qué son, quien o quienes pueden ser diputados de distrito,  o en qué consiste su trabajo para que, en su caso, los ciudadanos puedan exigir que los diputados de distrito sean parte de nuestra organización de la cosa pública, como lo son en Francia, Reino Unido, USA, Alemania etc.

Los diputados de distrito son los representantes de los ciudadanos de ese distrito, o barrio o circunscripción, en el Congreso de los Diputados; y hay uno por cada asiento en el Congreso. Así, si en el Congreso hay 350 diputados, cada escaño estará ocupado por el diputado de un distrito electoral. Y habrá 350 distritos electorales. 

Y cada uno de los diputados de distrito  habrá sido elegido en su distrito electoral por mayoría de votos de los que viven en él, en una o dos vueltas. Y entre todos los diputados de distrito representaran a todos los casi 35 M de votantes de España, y los votos de cada ciudadano, sean de ciudad sean de pueblos, valdrán igual (1 ciudadano 1 voto) y todos ellos tendrán una representación equivalente en el Congreso.

El trabajo de un diputado de distrito es la de representante de la gente del distrito en el Congreso. El trabajo de un diputado de distrito, como el de cualquier representante de cualquier empresa, es el de defender los intereses de sus representados en todos los asuntos que sean o puedan ser de su interés, sean económicos, sociales, culturales, legales, judiciales; o legislativos, de control del gobierno; o de defensa contra los abusos de los bancos, o contra la Administración,  etc.

La vida de un diputado de distrito discurre entre Madrid en los días de diario, y su circunscripción los fines de semana; tiene pues despacho en el Congreso y en su circunscripción, y en los dos recibe a los votantes de su barrio, le hayan votado en la elección o no.

Los delegados de distrito son elegidos por sus vecinos y éstos le conocen por su nombre y él les conoce a ellos porque todos viven en el mismo barrio; y en las campañas electorales el diputado de distrito presenta su programa político en las asociaciones de vecinos del barrio; y compra en los mercados del barrio, y va al cine en el barrio y asiste a las reuniones de su comunidad de vecinos etc. Y siendo el diputado de distrito conocido sus vecinos éstos pueden identificarle y  tomarle como responsables de sus acciones en el Congreso y reelegirle si lo hace bien o recusarle si lo hace mal.

Por el contrario, en el momento actual no tenemos diputados de distrito,  y es que al ser las circunscripciones las provincias, la elección se realiza por listas electorales[i] que presentan los partidos, y los votantes no conocen a los candidatos; solo el partido les conoce o mejor, solo les conoce quien hace las listas, por lo cual el votante no elige personas sino elige partidos, sin conocer quiénes son los candidatos[ii]. Votar listas es votar un cheque en blanco al partido y a quien hace las listas.

Pero ¿representan los partidos los intereses de la circunscripción, o por el contrario representan los intereses de las cuatro personas que gestionan el partido estatal? Y si el partido no cumple lo que prometió en campaña, o representa mal  a los intereses de los ciudadanos, ¿pueden los ciudadanos de la circunscripción recusar al partido al que votaron? Y  elegir otro partido en las próximas elecciones ¿resolverá el problema o se encontrará el votante con el mismo problema pero con otro partido?

 Los diputados de distrito siempre resultaran mejor a los votantes que los partidos y todos estaríamos mejor si pudiéramos contar con ellos como se puede comprobar en este otro post del blog.

Si estás de acuerdo en reflexionar con nosotros acerca de los diputados de distrito únete a nosotros y ayuda a extender la idea de alguna de estas maneras: comparte la idea con tus amigos, o sígueme en las redes sociales, o pon me gusta en el post, o promociona la petición etc., lo que más te convenga porque cada piedra hace pared en nuestro proyecto de regeneración democrática. ¡Ah¡ y por favor contesta la encuesta del blog.

Gracias.




[i] 1 nombre por cada 100.000 habitantes.
[ii] En realidad solo se conoce al primero de la lista y aún a éste a través de los medios de comunicación y las campañas publicitarias.

miércoles, 8 de febrero de 2017

¿Para qué los DdD? Mira unos casos prácticos

Continuamente salen en los medios casos de necesidad en los que los ciudadanos estarán mejor representados por los DdD que queremos, que por los partidos.

Si tuvieran DdD los afectados podrían dirigirse a ellos porque les conocerían, y pedirles ayuda cada uno al diputado de su distrito.

Todos los diputados que tuvieran afectados en sus respectivos distritos podrían actuar conjuntamente en el congreso y formar grupos parlamentarios en su caso, y forzar una respuesta más rápida y favorable del Gobierno, o desde la Institución que les afectara.

 La lista de temas que afectan a la ciudadanía es enorme y aquí hay algunos:

  • Afectados por el accidente del metro de Valencia,
  • Afectados por el accidente de tren de Santiago,
  • Afectados por el accidente del avión de Spanair,
  • Afectados por las hipotecas,
  • Afectados por la pobreza energética,
  • Parados de larga duración
  • Muchas o todas las peticiones que se hacen en Change.org
  • Falta de contacto directo con políticos que conozcan los problemas de la gente real. 

Y un largo etcétera que se pueden concretar con las reflexiones de vosotros participantes en el blog.

Haznos saber tu caso y lo incluiremos en la lista para darlo a conocer a otros.

Si estás de acuerdo únete a nosotros y comparte la idea con tus amigos, o pon me gusta en el post, o envíame un e-mail si quieres, o añade un comentario, o promociona la petición etc., lo que mas te convenga porque cada piedra hace pared en nuestro proyecto de regeneración democrática.

¡Ah¡ y por favor contesta la encuesta del blog. Gracias.


domingo, 5 de febrero de 2017

Las listas electorales base de la partidocracia

Las luchas internas en el PSOE, el PP, PODEMOS, Ciudadanos etc. ¿por qué suceden?, ¿por qué los miembros de las cúpulas de los partidos pelean entre sí a menudo olvidando a sus bases?

Es la lucha por el poder. Quieren unos y otros “barones” figurar en las posiciones organizativas de toma de decisiones; unos para poner en marcha actuaciones idealistas del partido, otros para aprovecharse del cargo en beneficio propio o de sus amigos.

 El instrumento por el cual los directivos de un partido pueden llevar a cabo esas actuaciones es la lista electoral: ser uno de los nombres de la lista electoral, o mejor aún, participar en la confección de la misma.

Y ello es posible por la Constitución y por una ley de las leyes que la desarrollan: la Ley orgánica Electoral; una, la Constitución, declara en su artículo 6 que los partidos políticos son “instrumento fundamental para la participación política…otra, la ley orgánica Electoral 5/1985 art 169.2 dice: “Cada candidatura se presentará mediante listas de candidatos” pudiendo presentar candidaturas (Art 44) “los partidos y federaciones[i] inscritos…, las coaliciones[ii] constituidas según lo dispuesto … las agrupaciones de electores que reúnan los requisitos … “. Además en su art 163 dice que “la atribución de los escaños en función del escrutinio se realiza conforme a las siguientes reglas: …. “, y describe lo que se conoce por método d’Hont.   

La Constitución y la Ley electoral ponen a los partidos en el centro del poder gracias a las listas electorales.

Cuando un político de un partido estatal PP, PSOE, C’s, PODEMOS etc.  ocupa alguno de los primeros puestos de la lista electoral, y debido a la extraordinaria influencia del marketing de las campañas electorales, con mucha probabilidad logrará acta de diputado[iii].

Para un político estar en el Parlamento es poder participar en el circulo vicioso del poder, en los lobbys de la redacción de las leyes, los de los presupuestos de la nación, la elección de los miembros del poder judicial, los del consejo de dirección de TVE, etc.,  para, en su caso, poner en marcha los ideales del partido o, presuntamente para  aprovecharse de la posición que se ocupa y devolver favores a quienes le ayudaron a estar en la lista.

Sabemos vía medios de comunicación independientes que algunos políticos profesionales pueden hacer cualquier cosa por estar ellos mismos en las listas, o para poner en ellas a gente de su confianza,  por lo que algunos pensamos que las listas son el origen profundo de la corrupción.

Y estar en las listas ¿a cambio de qué?, ¿qué obligaciones adquiere quien alcanza el acta de diputado? La condición es desde luego la de obedecer las consignas de quien o quienes le pusieron en la lista.

Gracias a las listas electorales los diputados son representantes del partido, o más específicamente representan al líder de ese partido, y están obligados por la disciplina de partido a seguir sus consignas, lo cual se puede ver claramente en TV en la cadena Parlamento cuando retransmiten votaciones en el congreso, donde un diputado de los bancos bajos indica con los dedos de una mano a los diputados de los bancos de arriba,  la opción que deben votar la cual ha sido decidida en los despachos de las oficinas del partido [iv].

Las listas electorales son la base del poder de los partidos y el fundamento de la Partidocracia.

Por las listas no estamos en democracia, ya que los diputados en Democracia representan a la gente, no a los partidos, y para llegar a una verdadera democracia las listas deben desaparecer del sistema electoral; y las circunscripciones deben ser de solo unas 100.000 personas y tener cada una de ellas un representante en el Congreso: su diputado de distrito

Y ello empoderaría a la gente para decidir quién está en política, no los partidos,  y para revocar a los representantes que no defendieran adecuadamente los intereses del distrito electoral.Y ello quitaría a los partidos del centro del poder y pondría en su lugar a la gente, que es a quién pertenece el poder. 

Los partidos están a gusto con las listas y ninguno de ellos, nuevo o viejo menciona eliminarlas  e ir a diputados de distrito, pero algunos votantes de a pie estamos empeñados en ese cambio y en cambiar además todo aquello que impide que en el Parlamento se sienten los verdaderos representantes de la gente. 

Y para ello practicamos la abstención activa  que deslegitima el régimen, hasta que se eliminen las listas; así como recogemos firmas en una petición de Change.org para demandar activamente los diputados de distrito y quitar la partidocracia.

Si estás de acuerdo únete a nosotros y comparte la idea con tus amigos, o pon me gusta en el post, o envíame un e-mail si quieres, o añade un comentario, o promociona la petición etc., lo que mas te convenga porque cada piedra hace pared en nuestro proyecto de regeneración democrática. 

¡Ah¡ y por favor contesta la encuesta del blog. Gracias.




[i] Federaciones de partidos
[ii] Coaliciones de partidos
[iii] Si es el numero uno de la lista más votada, será Presidente del Gobierno
[iv] Las llamadas “cavernas” del partido fuera de la luz y taquígrafos del Parlamento.

sábado, 28 de enero de 2017

Diputados de distrito (DdD): los partidos no los dejarán; o sí si se les presiona lo suficiente

Asistimos una vez más al espectáculo de los partidos en busca de sus líderes, y aparecen en la prensa especulaciones sobre movimientos internos, convocatorias de congresos, apoyos más o menos velados de la prensa por unos u otros candidatos etc. ¿Y todo eso para qué?

 La razón es simple: con los galones de líder viene la capacidad de hacer las listas electorales. Quien aparece en los primeros lugares de la lista de un partido estatal ocupará un lugar en el Congreso, o en el Senado y tendrá prerrogativas: sueldo, influencia, aparición en los medios, posibilidad de empleo en las grandes empresas cercanas al poder etc.

Y con el escaño vendrá el agradecimiento a quien le puso en la lista en  forma de obediencia a sus directrices en las tareas del  Congreso o en el senado: redactar leyes, controlar al Gobierno, presentar iniciativas parlamentarias etc.

¿Cómo pueden contrariar los diputados elegidos en listas de partidos a las directivas de los líderes que les pusieron en ellas? NO PUEDEN, porque están sujetos por una “disciplina de partido” y se arriesgan a ser expulsados del grupo parlamentario, perder privilegios y a una lapidación mediática por parte de la prensa afín al partido al que “pertenecen”. El sistema de listas de partido hace que parlamentarios no solo representen a los partidos sino que literalmente les pertenezcan.

Las listas de partido (abiertas o cerradas)  permiten a los partidos tener “atado y bien atado” con una suerte de circulo vicioso del poder,  la prevalencia de sus intereses sobre todo lo que pasa en el Parlamento, y esto como sabemos por experiencia  no solo no coincide con los intereses de los ciudadanos, sino que en muchas ocasiones les  perjudican, en beneficio de grandes compañías, bancos o los partidos mismos.

Los partidos son el poder en España y ninguno de ellos permitirá que se eliminen las listas electorales, porque todos ellos saben que son la fuente de su poder. Ninguno de ellos permitirá nunca que los ciudadanos elijan a sus propios diputados de distrito en circunscripciones de unos 100.000 habitantes y sin listas. ¿O se verán obligados por la presión popular pacífica de la gente?

Presionarles ¿cómo?. La forma de presión por excelencia es la abstención activa, en las elecciones, lo que deslegitima el sistema, que ya está en marcha desde hace ya tiempo y es efectivamente el grupo de votantes que ha ganado las elecciones de 2015 (30,33%) y 2016 (33,52%); pero necesitamos ser todavía más y eso requiere hacer pedagogía y explicar el concepto DdD para que la gente sepa qué son y qué hacen. En este blog hay una entrada a youtube que lo explica de forma muy sencilla. 

Se puede presionar de varias maneras: practicando la abstención activa, como se ha dicho, pero también  participando en la difusión del concepto DdD, interesándose en conocer el concepto, buscando material informativo en youtube y otras redes y compartirlo con los amigos, buscando y  firmando peticiones de Change que se refieran al tema etc. Toda piedra hace pared y las nuevas tecnologías permiten llevarlas a cabo simultáneamente.

Si estás de acuerdo ya sabes, firma y comparte la petición. Y si puedes promociónala, lo que mejor te convenga.… Cuanto más seamos mejor.

domingo, 22 de enero de 2017

¿Por qué diputados de distritos uninominales?

En España las elecciones se llevan a cabo mediante listas electorales, y las hay de 36 nombres como las de Madrid, o de 16 como las de Valencia o de 1 como la de Ceuta. Y ello presenta desigualdad en la calidad de la representatividad que ofrecen los diputados a sus votantes, pues mientras el votante de Ceuta sabe quién le representa, el de Valencia no sabe quién de los 16 lo hace, y mucho menos el de Madrid con los 36 de su lista.


Así el votante de Ceuta sabe a quién dirigirse si tiene un problema, pero el de Madrid no; ¿A quien de los 36 se dirige si por ejemplo viajaba en el AVIA de Santiago? O el de Valencia ¿a quién de los 16 se dirige si tiene un familiar víctima del accidentes del metro de Valencia? ¿Se dirigirá a los partidos que pusieron en sus listas a esos diputados? ¿Y le servirá de algo?

Todos los ciudadanos deberían estar representados en el Congreso como los de Ceuta: por un diputado al que conocen por nombre y apellido, a quien se pueden dirigir para conseguir su ayuda y a quien pueden reprobar si no cumple.

Para que todos los españoles tuviéramos el mismo nivel de representatividad, las circunscripciones electorales deberían ser como la de Ceuta, es decir de unos 100.000 habitantes; y de cada una de ellas salir un diputado. Y habría 350, es decir, una circunscripción o distrito electoral por diputado en el congreso. Son los diputados de distritos electorales uninominales.

Los ciudadanos estaríamos mejor representados por diputados de distritos uninominales que por diputados provinciales elegidos en listas de partidos. Pensemos por un momento qué habría pasado en el Congreso con un asunto como la ley de desahucios,  teniendo cada diputado cientos de afectados por las hipotecas en sus distritos, ¿habrían hecho la chapuza de ley hipotecaria que hicieron, o habría sido ésta más favorable a los afectados? ¿No les habrían echado a la calle sus votantes por no defenderles?

Los votantes siempre estaremos mejor con diputados de distritos uninominales en el Congreso pues es allí donde se hacen las leyes, y donde se controla al Gobierno, y  donde en definitiva se asegura la independencia de los poderes del Estado. Y es que en democracia la ley está para cumplirse, y las leyes tienen un ciclo legal y  son el origen de lo que algunos llaman el circulo vicioso del poder; y si nuestros representantes no participan en su elaboración, nosotros quedamos como convidados de piedra de las leyes que hacen los representantes de los partidos.

La primera clave de la democracia es que en el Congreso se sienten los representantes de la gente; y que sea ésta, la gente, quien tenga la capacidad de revocarles en su caso. Y no que los diputados sean representantes de los partidos que les pusieron en sus listas, y sobre los cuales  ejercen su disciplina de voto. 
  
Y se puede tener diputados de distritos uninominales si las buenas personas de la mayoría silenciosa, presionamos de manera pacífica suave y firme. ¿Cómo? ¿Participando en el sistema para reformarlo desde dentro? No, eso no es posible. Hay que deslegitimarlo con nuestra  abstención activa, y aprovechar todas las ocasiones que nos da Internet y  las nuevas tecnología para mostrar nuestra demanda de diputados de distritos uninominales.

Si estás de acuerdo con tener diputados de distrito uninominales ya sabes: apoya con tu firma la petición de firmas que te adjunto, reflexiona sobre el tema, escribe comentarios sobre ello,   comparte el tema con tus amigos, promuévelo entre ellos etc. lo que más te convenga. Si no lo estas expón educadamente tu opinión, seguro que llegamos a una idea mejor para dejar atrás la democracia de los partidos.


Un saludo en todo caso y gracias.